Noticias

El COVID-19 y la Industria de la Piedra.

La actividad de las empresas chinas rebotó el pasado mes de marzo a medida que las autoridades del país levantaron gradualmente algunas restricciones impuestas para contener la propagación del coronavirus, aunque el ritmo de trabajo aún sigue lejos de recuperar la normalidad, según refleja el índice PMI compuesto, elaborado por Caixin, que se situó en 46,7 puntos, frente al mínimo histórico de 27,5 del mes de febrero, lo que sugiere que la economía china aún permanecía en marzo en recesión.

Ingemar group

Ingemar group

Ciudad de Laizhou en Shandong, China.

“La recuperación de la actividad económica en marzo fue limitada, aunque la epidemia se contuvo a nivel doméstico”, indicó Zhengsheng Zhong, presidente y economista jefe de CEBM Group, para quien la lectura de los PMI de los últimos meses apuntan a una profunda caía del PIB de China en el primer trimestre.

La Industria de la Piedra en China.

En el mes de marzo, el índice de gestores de compras (PMI) del sector manufacturero se situó en 50,1 puntos, frente a los 40,3 del mes anterior, lo que indica una leve expansión del sector fabril, mientras que el dato del sector servicios se mantuvo en contracción, con una lectura de 43 puntos, frente al mínimo histórico de 26,5 en febrero.
De este modo, el empleo registró su tercera bajada mensual consecutiva, aunque lo hizo a un ritmo más débil que en febrero, gracias a la mejoría experimentada en el sector manufacturero.

“La situación requiere que los responsables de las políticas rebajen el objetivo de crecimiento del PIB para este año e intensifiquen los esfuerzos contracíclicos en apoyo de sectores como el consumo o las infraestructuras, particularmente por la acelerada contracción del empleo en el sector servicios”, añadió Zhengsheng Zhong.

La entrada La economía china continua en recesión pese al levantamiento de algunas restricciones se publicó primero en Focus Piedra – Noticias sobre piedra natural.

Crédito y Caución prevé que el crecimiento del PIB de Rusia en 2019 se sitúe por debajo del 1%, lo que supondrá una sensible desaceleración frente al 2,3% de 2018. La inflación asociada al incremento del IVA, del 18% al 20%, las deficiencias estructurales y los efectos negativos de las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea sobre la productividad y la inversión afectarán a la expansión económica rusa. La aseguradora de crédito global espera que las insolvencias aumenten un 4% en 2019, afectando principalmente a las empresas que sufran por la disminución del poder adquisitivo de los consumidores.

piedra natural rusia

Desde el estallido de la crisis ucraniana a principios de 2014, la relación de Rusia con la Unión Europea y Estados Unidos se deterioró tras la imposición de sanciones como la congelación de activos rusos, las prohibiciones de viajes, el acceso limitado a los mercados de capitales y las restricciones a la exportación de determinados productos, incluidas las tecnologías de doble uso y los equipos de alta tecnología para la industria petrolera. Rusia impuso sanciones de represalia a la importación de alimentos y productos agrícolas procedentes de la Unión Europea, Estados Unidos, Australia, Canadá y Noruega.

En 2020, se prevé que el PIB crezca menos del 2%, en un contexto en el que la posibilidad de un nuevo endurecimiento de las sanciones o una escalada de las tensiones geopolíticas plantean riesgos a la baja. La demanda interna seguirá sosteniendo el crecimiento, pero la disminución de los salarios reales pesa sobre la expansión. A medio plazo, las perspectivas de tasas de crecimiento más elevadas y sostenibles siguen siendo escasas.

El banco central ha recortado el tipo de interés de referencia varias veces en 2019, lo que debería apoyar el endeudamiento. Sin embargo, una caída del precio del petróleo o la imposición de nuevas sanciones pueden llevar a endurecer la política monetaria para suavizar la depreciación del rublo. La economía rusa sigue dependiendo en gran medida del petróleo y el gas, que representan el 57% de las exportaciones y el 45% de los ingresos del gobierno federal. El recorte del gasto público y el crecimiento de los precios del petróleo llevó a un superávit presupuestario del 3,0% del PIB en 2018. En 2019 y 2020 se esperan superávits anuales, y es probable que los mayores ingresos por IVA compensen cualquier déficit causado por la menor demanda interna. Se prevé que la deuda pública se mantendrá baja, en torno al 13% del PIB.

La entrada Rusia cerrará 2019 con una fuerte desaceleración se publicó primero en Focus Piedra – Noticias sobre piedra natural.

Categorías